Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


Las ondas cerebrales afectan a nuestra capacidad auditiva

Nuestro cerebro, el sonido y nuestra conducta están conectados. Estrechamente conectados, pues nuestra actividad cerebral influencia nuestra forma de escuchar. Así lo han remarcado Molly Henry y Jonas Obles, investigadores del Instituto Max Planck en Alemania, que han descubierto que nuestra capacidad auditiva depende de una coordinación exacta con los ritmos cerebrales. De esta forma, esta capacidad auditiva se modifica cíclicamente con los ritmos medioambientales, como el día y la noche.

Los investigadores alemanes estudiaron además el concepto "el cerebro escucha", refiriéndose al modo en el que el ser humano procesa el habla y la música. Si el cerebro se acopla a los cambios melódicos, estará también más preparado para reconocer sonidos vocales fugaces pero importantes.

Las personas que participaron en el estudio tenían que identificar los intervalos silenciosos ocultos en una melodía.  Al mismo tiempo, los investigadores registraban las ondas cerebrales de los participantes.

En primer lugar, el estudio demostraba que el cerebro de todos los participantes se dejaba llevar por los lentos ritmos cíclicos de la melodía. En segundo lugar, la capacidad auditiva de los participantes de descubrir los intervalos de silencio ocultos en los cambios de melodía no era constante, por el contrario, oscilaba bajo el control del cerebro.
 


Fuente: Hear.it