Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


Alertan en México sobre el riesgo de padecer sordera súbita por el estrés y falta de descanso

El estrés no es bueno para nada. Y tampoco para el oído. Ya lo ha explicado en los foros de Viviendo el Sonido el doctor Juan Royo, que señala la relación directa que puede tener el estrés con la presencia de acúfenos o tinnitus: "Una teoría conocida, en ocasiones defendida y en otras discutida, es la presencia de acúfenos, sensación de taponamiento, dolor de oído, e incluso hipoacusia subjetiva, producidos por la sobrecarga de los músculos masticatorios, es decir, los responsables de la masticación". En el caso de México, la otorrinolaringóloga Estela Chávez, especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ha alertado de que la falta de descanso adecuado, el citado estrés e incluso el ejercicio excesivo pueden causar sordera súbita.

Chávez indicó que la sordera súbita se trata de la pérdida repentina de la audición en un sólo oído y aunque suele afectar más a personas de entre 12 y 20 años, también ocurre en gente mayor. Esta especialista del IMSS remarca además que se trata del octavo motivo de consulta de urgencia otorrinolaringológica. Se da la circunstancia de que  mientras los jóvenes la desarrollan como consecuencia de estrés, exceso de ejercicio y falta de descanso, en los adultos esta sordera súbita suele ser consecuencia de afecciones crónicas como diabetes e hipertensión.

El  común denominador en el desarrollo de esta forma súbita de pérdida auditiva es la interrupción de flujo sanguíneo a los vasos que irrigan estos órganos y que por cierto son más delgados que un cabello.

Chávez Delgado subrayó que aunque la sordera súbita idóneamente debe tratarse dentro de los primeros 15 días de su aparición, mucha gente acude al médico de manera tardía, en promedio luego de dos meses del inicio de los síntomas y esto aminora las posibilidades de éxito en el tratamiento.


Fuente: Yucatan.com.mx