Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


El exceso de decibelios también deja sordas a las moscas

Aunque las moscas escuchan a través de su antena, el funcionamiento de su sistema auditivo es muy similar al de los seres humanos, lo que las convierte en un buen elemento de análisis y experimentos previos. Esta similitud ha quedado corroborada por una investigación de la Universidad de Iowa, que ha estudiado la sensibilidad auditiva de la mosca de la fruta, tras exponer a estos insectos a un exceso de decibelios (120 decibelios). Est impacto acústico equivale a la exposición sonora que se puede experimentar en un concierto de rock. Los investigadores midieron la reacción auditiva de las moscas mediante la inserción de pequeños electrodos en sus antenas.

Las moscas de la fruta que estuvieron expuestas a este exceso de decibelios tenían una audición mermada en comparación con el grupo de moscas de control. Una semana más tarde, se volvió a evaluar su capacidad auditiva y habían recuperado los niveles de audición normales.

La composición molecular del aparato auditivo de la mosca común es prácticamente la misma que la de las personas. Lo que permite que este insecto sea un modelo ideal para estudiar la pérdida de audición en humanos.

Este estudio puede ser un punto de partida para investigar las condiciones moleculares y  genéticas que resultan de la pérdida de audición inducida por ruido. Los investigadores confían en poder aprender acerca de las vía genéricas de cambio en respuesta a la pérdida de audición por ruido, además de cómo las modificaciones en estas vías podrían reducir los efectos de los traumas acústicos.


Fuente: Spanish Hear it.