Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


Ver a través de los oídos

La carencia o disfunción de uno de nuestros sentidos potencia la capacidad de los otros. A través de esta premisa, un equipo de científicos de la Universidad Hebrea de Jerusalén ha demostrado que las personas invidentes de nacimiento pueden aprender a percibir la forma del cuerpo humano mediante paisajes sonoros que convierten las imágenes en notas musicales gracias a un algoritmo. Es decir, ver a través de los oídos. Con un pequeño entrenamiento, los invidentes pueden deducir de los sonidos la presencia de un cuerpo humano, su silueta y, lo que es más interesante, su postura, que pueden incluso imitar.

Esta investigación se ha traducido ya en una App llamada EyeMusic que se puede obtener gratis en iTunes. Amir Amedi, autor principal de la investigación, señala que la idea es reemplazar la información de un sentido que se ha perdido, como la vista, por la que puede transmitir otro (el oído). Es lo que hacen los murciélagos o los delfines, utilizan los sonidos y la ecolocalización para ver a través de los oídos.

Y para lograrlo han ideado un algoritmo que han denominado Voice, capaz de traducir las imágenes en blanco y negro a notas musicales. Por ejemplo, una línea diagonal descendente de izquierda a derecha puede representarse con una escala musical descendente, explica Amedi. Y al revés, una diagonal que apunta hacia arriba estaría representada por una escala musical ascendente. Al leerlo puede parecer complicado, pero al parecer no lo es tanto. En la investigación, entrenaron a ciegos de nacimiento a ver a través de los oídos primero formas simples: puntos o líneas, como las diagonales descritas. Después aprendieron a percibir las uniones entre líneas, las líneas curvas y otras estructuras cada vez más complejas.

Después de solo 70 horas de entrenamiento (un par de meses) eran capaces de deducir, mediante los sonidos que percibían, la posición exacta de la persona representada en una imagen y de imitarla. Por cierto, imitar una postura es algo que hacemos inconscientemente cuando hablamos con alguien que nos cae bien. Forma parte del lenguaje que nuestro cuerpo utiliza para demostrar a nuestro interlocutor que empatizamos con él.


Fuente: ABC