Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


Las personas con problemas auditivos tienen sus propias estrategias de lectura

Las personas con problemas auditivos graves, sobre todo si los desarrollaron de pequeños, han articulado sus propias estrategias de lectura, según revelan los estudios de un equipo de investigación de la Facultad de Educación de la Universidad de Salamanca, que ha analizado el problema tanto en adultos con un alto nivel de lectura como en niños con y sin implantes cocleares. Esta investigación avanza que las personas con problemas auditivos desarrollan una estrategia de lectura basada en el reconocimiento de palabras clave que en ocasiones les puede inducir a errores de comprensión. El motivo es que tienen problemas para asimilar la sintaxis.

El objetivo de este estudio es que sus resultados tengan una aplicación práctica y permita implantar en los colegios nuevas metodologías que mejoren las habilidades de lectura y escritura de los niños con dificultades auditivas.

Ana Belén Domínguez, profesora que lidera la investigación, recuerda que durante la investigación observaron que "los adultos utilizan lo que después hemos denominado como estrategia de la palabra clave; cuando leen identifican sólo algunas palabras del texto, que suelen ser las de contenido, como nombres, adjetivos o verbos; así extraen el significado de la oración, pero tienen problemas para procesar las palabras funcionales como artículos, preposiciones o conjunciones". Domínguez señala que "esta estrategia puede ser útil en parte pero también conduce a errores".
 
En una segunda investigación, los científicos utilizaron las mismas pruebas con niños y comprobaron que también utilizan esta estrategia de la palabra clave en el aprendizaje de la lectura. Sin embargo, "vimos que los niños con implante coclear tienden a utilizarla algo menos".

La cuestión que queda pendiente es desarrollar nuevos métodos de enseñanza que ayuden a superar estos problemas, sobre todo teniendo en cuenta que para los profesores la sintaxis suele ser la parte de la gramática más compleja de trabajar. De hecho, otra de los retos lingüísticos a los que se enfrentan las personas con sordera o problemas auditivos es comprender la fonología y para ello ya existen estrategias visuales de apoyo. La directora del estudio remarca que "hay fonemas que no se comprenden sólo con la lectura de los labios y que se enseñan con un sistema que se llama palabra complementada, que acompaña la lectura labial con distintos gestos de la mano".


Fuente: dicyt.com