Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


Los problemas de audición graves pueden provocar demencia

Los problemas de audición, si son graves y no se tratan, tienen repercusiones sociales y de salud de gran calado. Por ejemplo, las opciones de que el afectado o afectada acabe sufriendo demencia son muy altas, según se confirmó en la jornada titulada Salud auditiva en las distintas etapas de la vida de una persona, organizada por Gaes Centros Auditivos en Argentina. 

La charla contó con la participación de la fonoaudióloga Mónica Matti, gerente del área de Formación de Gaes Centros Auditivos, quien trabaja desde hace 30 años en el Hospital Británico de Buenos Aires, donde participó en el diseño y puesta en marcha del Programa de Detección Temprana de Hipoacusias; y del Prof. Dr. Vicente Diamante, presidente de la Fundación de Otorrinolaringología, director del Centro de Implantes Cocleares Profesor Diamante y docente en varias universidades del país.

Diamante señaló que la audición es uno de los sentidos más fundamentales del hombre y, por eso, el que la pierde es un gran discapacitado. Hay gente que tiene vergüenza de usar audífonos pero no tiene vergüenza de no entender. Algunos se convencen de usarlos por los fracasos y otros no se convencen nunca. Por eso, al equiparse con los audífonos se consigue una audición socialmente muy apta. Y remarcó: "está demostrado que la sordera profunda es un precipitador de la demencia por el aislamiento social que tiene esa persona, lo que le causa una depresión tremenda. El paciente queda aislado; pierde su autoestima, con la familia no puede hablar porque les resulta muy fatigoso; no va con sus amigos porque está afuera de toda conversación".


Fuente: El Litoral