Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


Los expertos señalan cómo combatir el barotrauma en los aviones

Barotrauma. Sí, la palabra es poco conocida. Y es la forma médica de definir el taponamiento, pitidos o dolor de oídos que aparecen cuando hay cambios bruscos de presión. Por ejemplo, al hacer submarinismo o ir en avión. En el barotrauma se presentan síntomas que van desde la sensación inicial de taponamiento, pasando por una leve sordera (hipoacusia), la escucha de ruidos graves en el oído (acúfenos), hasta, de forma progresiva, el dolor de oídos y , en los casos más graves, la rotura del tímpano, sangrado e incluso algún vértigo periférico.

En el caso del avión, la mayor parte de los problemas se suceden al aterrizar y el síntoma más habitual es el simple taponamiento producido por la diferencia de presión entre el exterior y el interior del oído, lo que tensa el tímpano sin lesionarlo. La cosa se puede complicar en personas que están resfriadas, pues en este caso la compensación de presión se hace más difícil a causa de esta patología asociada a secreciones. Por lo tanto, el primer consejo es evitar el avión, si es posible, cuando se esté resfriado. Luego, tanto en el despegue como en el aterrizaje, es conveniente ventilar el oído con bostezos, movimientos mandibulares o masticando. Y en los bebés y niños pequeños, la succión del chupete o biberón pueden ser suficientes.

En aquellos casos en los que masticar o mover la mandíbula no sea suficiente, se puede realizar lo que se conoce como Maniobra de Vasalva, que consiste en taparse la nariz y la boca y soplar, aumentando de esta forma la presión en la faringe.

Tampoco es conveniente quedarse dormido ni en el despegue ni en el aterrizaje, ya que durante el sueño el mecanismo de deglución se ralentiza. 
 


Fuente: Infosalus