Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


La exposición a ruidos elevados dificulta el aprendizaje y la forma de interpretar las conversaciones

Ya hemos hablado en numerosos artículos sobre las consecuencias que tiene para la audición la exposición a niveles sonoros elevados. Ahora, un reciente estudio realizado por la Escuela de Ciencias Conductuales y Cerebrales de la Universidad de Texas, señala que esta exposición continuada también modifica el cerebro hasta el punto de que acaba por influir en la forma de percibir e interpretar el habla de otras personas, con lo que se reduce la capacidad de comprender a otros y asimilar el contenido de un texto o un discurso. El estudio, liderado por el doctor Michael Kligard, ha sido publicado en la revista Ear and Hearing.
 
Se calcula que un 15% de los estadounidenses sufre problemas asociados al oído, debido a un excesivo uso de MP3, altavoces u otros factores de contaminación acústica. El oído es muy importante para el rendimiento académico y el laboral, porque es un sentido que tiene mucha conexión con el cerebro, por lo que cuando falla, afecta a la capacidad de asimilar información y asociar ideas. La exposición frecuente a sonidos de más de 100 decibelios durante más de un minuto puede llevar de forma progresiva a una pérdida auditiva total y permanente.
 
Este nuevo estudio elaborado en Estados Unidos complementa otro similar realizado por el Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos de Buenos Aires. En este caso, los investigadores, tras examinar el comportamiento de varias ratas de menos de un mes de edad, lo que equivaldría a la adolescencia en humanos, observaron que el ruido les producía un daño celular que derivaba en una alteración en su conducta. Según se pudo observar, una exposición a volúmenes de alta intensidad afectaría a la irritabilidad, así como al aprendizaje y la memoria.


Fuente: negocios.com