Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


Desarrollan una nueva versión de antibiótico común eliminando el riesgo secundario de pérdida de audición

El tratamiento con aminoglucósidos, la clase más comúnmente utilizada de antibióticos en todo el mundo, es a menudo la vía más efectiva para curar graves enfermedades. Pero también tiene un duro peaje: se estima que entre el 20 y el 60 por ciento de todos los pacientes que reciben estos antibióticos padecen pérdida de audición parcial o completa. Por eso, la comunidad científica ha recibido con entusiasmo la noticia de que Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, han desarrollado una versión modificada de un aminoglucósido que funciona de manera efectiva en ratones sin el riesgo de causar pérdida de audición o daño renal, efectos secundarios comunes. Los investigadores, cuyo trabajo se detalla en un artículo publicado  en The Journal of Clinical Investigation, esperan probar versiones del antibiótico modificado en seres humanos tan pronto como sea posible.

Uno de los impulsores del estudio, Alan Cheng -en la foto- reconoce que como médico-científico, trató a niños con pérdida de audición. "Y cuando un medicamento causa pérdida de audición, es devastador y es especialmente preocupante cuando esto le sucede a un niño pequeño, ya que dependen de la audición para aprender a hablar".

Durante 20 años, y a pesar de los nuevos antibióticos alternativos, los aminoglucósidos se han mantenido como el principal tratamiento en todo el mundo para muchas enfermedades bacterianas, como neumonía, peritonitis y sepsis. También se utilizan a menudo cuando otros antibióticos han fracasado para tratar infecciones de origen desconocido.

Foto: web de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford


Fuente: Canarias 7