Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


Un juez avala que una pareja con discapacidad auditiva pueda adoptar a un bebé

¿Limita el desarrollo de un bebé el hecho de que sus padres adoptivos tengan problemas auditivos severos? Según la Audiencia de Cantabria, en absoluto. Y así lo ha confirmado la sentencia de una juez de Santander que vio idóneo que una pareja sorda pueda adoptar un niño de 0 a 1 años que oiga, después de que el Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS) informara que ese matrimonio no tenía preferencia para tutelar a menores oyentes. En su resolución judicial, la Audiencia desestima íntegramente el recurso presentado por el ICASS tras la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 11 de Santander que admitió la demanda de la pareja ante la limitación que le impuso la administración en sus informes para adoptar un niño nacional.

La juez Marta Solana señaló, con los informes de una psicóloga clínica y un intérprete de signos -hijo de padres sordos-, que los niños de entre 0 y 1 años se desarrollan "con normalidad" aunque sus progenitores tengan discapacidad auditiva y que esa limitación física de los tutores "no ha de interferir el desarrollo personal" del menor cuando tiene meses de vida.

La titular del Juzgado de Primera Instancia número 11 de Santander añade que un niño con meses de vida asume "como propia o natural la limitación de sus progenitores adoptivos", por lo que la juez no advierte de que el menor tenga que enfrentarse a los riesgos que señalaba el informe psicológico del ICASS. Ese informe concluía que "las características de los solicitantes, no se pueden considerar la mejor opción para la adopción de un menor oyente, ya que no permiten garantizar una estimulación adecuada para la recuperación de los retrasos del desarrollo y carencias que suele presentar un menor procedente de la situación de desprotección".

La juez, con los informes de la psicóloga clínica y el intérprete de signos, considera que los menores adoptados por padres sordos, en una edad temprana, adquieren "de forma natural" un bilingüismo de la lengua oral y de la de signos (reconocida como lengua oficial), además de que "gozan de una mayor estimulación y, como consecuencia, su capacidad viso-espacial resulta superior a la media".


Fuente: abc.es