Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


Los petardos pueden provocar lesiones y problemas de audición

Hoy es 23 de junio y esta noche, la más corta del año, se celebrará en diferentes ciudades de España la verbena de San Juan. Una velada donde las hogueras y los petardos serán protagonistas. Y precisamente por eso, GAES ha emitido una nota de prensa en la que advierte del riesgo de lesiones auditivas ante una sobreexposición a los ruidos de la pirotecnia.

El doctor Juan Royo, uno de nuestros especialistas en la comunidad, reconoce que "en noches como la de hoy aumentan las visitas a urgencias por alteraciones en los oídos y ojos debido el uso de petardos. No hay que olvidar que la exposición prolongada a niveles superiores de ruido o recibir fuertes impactos sonoros puede provocar lesiones auditivas".

Esta advertencia se basa en el hecho de que los petardos pueden oscilar desde los 60 hasta los 120 decibelios, que es el nivel máximo que permite la Unión Europea atendiendo a que es donde se sitúa la barrera del dolor.

Ante este nivel sonoro, la explosión de un petardo puede llegar a provocar problemas auditivos de forma temporal o incluso permanente. El doctor Royo señala al respecto que “la molestia más frecuente son los acúfenos, una lesión que hace sentir ruidos o pitidos que pueden durar horas o días y, en los casos más extremos, llegar a ser permanente. De hecho, el 26% de los españoles han sufrido esta dolencia auditiva alguna vez en su vida.

Otra de las lesiones más frecuentes es el trauma acústico, que se produce cuando estamos expuestos a ruidos de una gran intensidad. En este caso notaríamos un fuerte dolor en el oído. Esta lesión suele ser temporal, aunque también podría llegar a ser permanente dependiendo de la gravedad. El Dr. Royo señala que si la explosión ocurre cerca del oído puede conllevar un traumatismo por presión llamado “blast timpánico”, en el cual se produce la perforación del tímpano, generando dolor, la aparición de ruidos y de pérdida de audición.

Como siempre, la mejor receta también en este caso es la prevención, alejándonos lo máximo posible del lugar donde explotan los petardos. El uso de tapones específicos es otro buen aliado para reducir el riesgo de lesiones auditivas.


Fuente: