Patologías

De la A a la Z


Sordera brusca

Descripción

Llamamos sordera brusca o sordera súbita a la aparición repentina de una pérdida auditiva neurosensorial, habitualmente en un oído, y sin una causa conocida.
La pérdida de audición tiene que ser en al menos tres frecuencias y de más de 30 decibelios. En ocasiones puede acompañarse de acúfenos y, alguna vez, de vértigo.

Tratamiento

El pronóstico de recuperación de la sordera brusca, en muchas ocasiones, no es bueno.
Se han ensayado diversos tratamientos, pero no se ha demostrado un claro beneficio con casi ninguno de ellos.
Parece que los mejores índices de recuperación se logran con el uso de corticoides por vía general (oral o inyectable), sobre todo si el inicio del tratamiento es precoz.
También se ha propugnado el uso de la cámara hiperbárica u Oxigenoterapia Hiperbárica (oxígeno a presiones por encima de la presión atmosférica).
Es importante acudir precozmente al médico para iniciar un tratamiento temprano.