Ruido en el trabajo

Limitar el ruido en el entorno laboral


Ruido en el trabajo

Ruido y pérdida auditiva

La exposición breve a un ruido excesivo puede ocasionar pérdida temporal de la audición. El zumbido y la sensación de sordera desaparecen normalmente al cabo de poco tiempo de estar alejados del ruido. En cambio, la exposición al ruido elevado durante un largo período de tiempo, o exposiciones breves a ruidos elevadísimos que superen los 85 dB, pueden provocar una pérdida permanente de audición. Cuanto más alto sea el nivel de ruido más rápido se desarrollará el trastorno auditivo y existen más posibilidades de que sea irreversible.

Ésta pérdida de audición que se va produciendo a lo largo del tiempo no es siempre fácil de detectar y, desafortunadamente, la mayoría de los trabajadores no se dan cuenta hasta que su sentido del oído ha quedado dañado permanentemente.

Se puede combatir la exposición a ruidos en el lugar de trabajo, aunque la finalidad del control del ruido laboral debería ser eliminar o reducir el ruido en la fuente que lo produce.




También te puede interesar: