Ruido en la sociedad

Cómo protegernos del ruido de nuestro entorno


Exceso de ruido en la sociedad

Contaminación acústica y problemas de audición

El tráfico, las obras, los altavoces, los gritos... Estos niveles elevados de contaminación acústica, a los que parece que estamos acostumbrados, propician la pérdida auditiva y otros problemas del oído.

A lo largo de nuestra vida estamos expuestos a una gran cantidad de sonidos a todos los niveles posibles y son cada vez más las personas que padecen problemas de audición debido a la contaminación acústica, sin ser plenamente conscientes de ello. Este es uno de los motivos por los que los problemas de audición se han convertido en algo habitual en nuestra sociedad, y los zumbidos en los oídos son cada vez más habituales. 

Niveles de presión acústica

Los sonidos que sobrepasan el nivel de presión acústica de 85 dB suelen considerarse perjudiciales. Por ejemplo, el sonido del tráfico denso puede tener un nivel de presión acústica de 85 dB. La música muy alta, como la de las discotecas o la de los conciertos, puede llegar a un nivel de presión acústica de unos 100 dB.             
La exposición regular a sonidos por encima de los 85 dB genera un daño del oído irreversible. Si nos vemos obligados a exponernos a este nivel de presión (como por ejemplo en el trabajo)  tenemos que ser conscientes de que podemos proteger nuestros oídos y adoptar medidas para prevenir posibles o mayores daños. 

La pérdida de audición por ruido es 100% prevenible. Los especialistas recomiendan  conocer los decibelios de los ruidos que nos rodean para saber cuáles pueden ser una agresión para nuestros oídos. En el caso de que tengamos que pasar largos períodos de tiempo en entornos que superen los niveles de ruido recomendables deberíamos usar tapones o protecciones adecuadas para los oídos.



También te puede interesar: